domingo, 18 de enero de 2009

Porque le mentimos a nuestros hijos?


La verdad es que no llego a entender porque le mentimos tanto a nuestros hijos. Le mentimos en las cosas mas fundamentales. Creo, por ejemplo, que ya que el ser humano de por si, no sabe concretamente su verdadero origen, tenemos el deber de que cuando nuestros hijos nos pregunten ¿de donde vienen los bebes?, no contestarle con mentiras, como que los traen la cigüeña.

Cuando mi esposo de chico pregunto a su madre "de donde vienen los bebes", le dijo que los bebes venían de París, su padre le dijo que nacía dentro de un repollo y su abuela que los traía la cigüeña. La inocente conclusión de mi esposo a los 6 añitos fue, que los bebes se hacían dentro de un repollo en París y después los traía la cigüeña. Lamentablemente un compañerito un par de años después, que tampoco tenia tan claro el tema, lo desilusiono aun mas diciéndole "que dices, no seas tonto, los niños salen del culo de tu mamá"

Les mentimos con nuestras creencias religiosas, ya que como nadie es el dueño de la verdad y hay tantas religiones y creencias diferentes y todas dicen que solo hay un religión verdadera y que las otras son falsas, la mayoría de los religiosos le tienen que estar mintiendo a sus hijos, aunque sea inconscientemente.

Les mentimos en casi todo los temas. Les hacemos creer entre otros en duendes, hadas, robot con sentimientos, Superman, El hombre araña, Peter Pan, Pipi Medias largas, monstruos de toda clase, el viejo de la bolsa, en la justicia, en la honestidad, en el infierno, el paraíso, el cielo y ni mas ni menos en Papa Noel y Los 3 Reyes Magos. Los últimos son los menos justificados, ya que detrás de ellos se esconde tanto sacrificio de los padres y demás seres queridos, que durante todo el año trabajan y ahorran para comprarle a sus niños lo mejor que pueden y los niños ni ven, ni aprecian todo el amor que hay detrás de todos esos regalos. Claro, creyendo que son extraños los que traen los regalos, que clase de empatía pueden sentir los niños y así las listas las hacen cada vez más y más largas.

Bueno ahora tenemos un nuevo año, para seguir mintiéndoles a nuestros hijos y ahorrar dinero para comprarles mas regalos, de los cual le agradecerán a Papa Noel o/y a los Reyes Magos...

_________________________________________

Anexo:

Viendo los primeros comentarios a mi entrada, sigo:
No es necesario mentirle a nuestros hijos!

Unas de las edades mas criticas del ser humano es la edad de la pubertad, donde las hormonas están totalmente revolucionadas y eso de por si afecta el estado emocional enormemente. En cima te enteras de que todo es mentira y que la vida puede ser muy dura. Además se te empieza a exigir mucha mas responsabilidad y de un sopetón te sacan de la capsula de cristal en donde vivías hasta ahora.

Todos los temas se le pueden explicar a nuestros hijos, sin traumarlos, ni mentirles.
Muchas de las mentiras que le decimos a nuestros hijos, vienen de la ignorancia del pasado y es necesario evolucionar en este tema también. Estoy convencida de que no lo estamos haciendo bien, de que esta no puede ser la mejor manera de hacerlo.

Por ejemplo, cuando los hijos preguntan ¿De donde vienen los bebes?, si son muy pequeños se les puede decir: “Del amor de los padres” y ya se quedan en paz. Después vienen de nuevo, cuando hayan asimilado la primera respuesta y entonces preguntan ¿Como del amor de los padres? A lo cual se les puede decir: “Cuando los padres se quieren mucho, hacen el amor y el papá deja una semillita en el vientre de a la mamá, la cual empieza a crecer y se hace un bebe. Cuando vuelvan a preguntar, si es que vuelven, ¿Como hacen el amor los padres?, ya se lo están explicando en la escuela en biología o será el momento de explicárselo uno mismo con mas detalles, ya que a estas alturas ya esta maduro para entender.

Sobre el tema de los Reyes Magos y de Papa Noel, la primera creada por la religión y otra por el capitalismo, no es una ilusión para nuestros hijos. La ilusión en si, es principalmente recibir los regalos. Parte de esa ilusión es que toda la familia se reúne, vienen los tíos, primos y demás parientes y lo pasas fenomenal, cosa que deberíamos hacer mas seguido durante el año. Si los regalos se los diéramos los padres como un premio por su comportamiento durante el año, tendrían la misma ilusión, pero valorarían de otro modo los regalos que recibieran, ya que sabrían que se los han comprado con mucho sacrificio sus seres queridos. Entenderían mejor porque a el que se ha portado tan bien, durante todo el año, solo le han traído un camioncito de lata, mientras que al hijo del millonario, que es un carbón, le han traído la mejor bicicleta del mercado.

Sobre crear seres imaginarios, bueno este tema es menos dañino, pero en si es raro siendo el universo tan maravilloso, que se nos haya ocurrido inventarnos un universo paralelo, lleno de seres y cosas imaginarias…Mucho de estos inventos los crearon nuestros antepasados, ya que cuando veían algo nuevo no entendían lo que era, como cuando el hombre empezó a montar a caballo, lo llamaron “Centauros”.



Nuestros antepasados vivían muy atemorizados y acobardados, por todas estas cosas que no entendían.
Tenemos que críar seres de mente abierta, que desde un principio entiendan las reglas del juego de la vida, seres con empatía, fuertes y libre de mentiras...

No se olviden “La verdad, te hará libre”!!!

12 comentarios:

€_r_i_K dijo...

Quizás mucho lo hacemos para que puedan sentirse aún niños, ignorantes de aquello que la vida misma se encargará de enseñarles....

Salu2sssss.....

copo dijo...

Hola!
Me cuesta trabajo comentar esta entrada, no tengo ni he tenido hijos...a veces quiza no es que se trate de mentirles, me parece, si no de ir hablandoles con la verdad, de acuerdo con su edad. A veces no son mentiras, sino un poco de ilusion o magia que despues, con el tiempo no recuperamos. El pasado 6 de enero yo me acordaba, todavia con emocion, de lo feliz que fui todos los 6 de enero y aun se los agradezco a mis papas.
Un abrazo linda!!
ps. Me gustaron mucho las entradas del anuncio de cocacola y del hombre mas feliz del mundo

El Loco dijo...

Trabajando con niños, debo decirte que comparto y no comparto lo que dices en tu entrada.

La etapa más bonita del ser humano es la niñez. Creemos en hadas, seres fantásticos, Papá Nöel y demás personajes, y no creo que haya nada malo en eso. Es el momento en el que, de la cosa más insignificante, hacemos un mundo. No está de mal que la imaginación del niño crezca, y tampoco es alarmante, que cada uno se construya su propio mundo imaginario(es más, yo tenía un alumno que tenía un dragón imaginario, y hoy, 4 años más tarde, es un niño sin ningún tipo de problema psiquiátrico).

Como muy bien dices, creo que es necesario decirles la verdad, pero de una forma gradual. Pero lo que no se puede, y debe, es de buenas a primeras contarle todo con pelos y señales. No se le puede joder la infancia a un niño. Todo debe llegar en su momento. Por poner otro ejemplo, este año tengo un alumno (5 años) que el día que llegó el cartero real de los reyes magos, pregonó por toda la clase que los reyes eran los padres. Ya sé que cada uno educa a su hijo de la mejor manera según sus creencias, pero tampoco hay que ser tan radical.

Cual es la solución a este problema; que los padres mantengan más conversaciones con sus hijos de todos los temas abiertamente. Que hablen de todo sin tapujos, y que vayan resolviendo esas dudas a medida que le niño va madurando tanto emocional como psicológicamente. Y es ahí donde esta el fallo. Hoy en día, la mayoría de los padres están tan ocupados, que no tienen ni un minuto para sus hijos. Es más económico y cómodo, dejarlos enfrente de la televisión sumergiéndose en una vorágine de imágenes, muy poco apropiadas para su edad.

Hay que dejar que los niños sean felices, pero que sepa que hay una realidad en la que, muy pronto, se van a ver sumergidos.

Un saludo.

estela dijo...

Porque siempre apuntas directamente a mi sonrisa, me haces sentrime cómoda, y siempre me acompañas, te otorgo el premio dardo.

Y porque vales millones, has sido premiado con el blog de Oro,

Pincha en las imagenes de la derecha, y son para ti.

Normas.

- Seleccionar a 15 blgs y avisarles.

Felicidades

estela dijo...

Creo que llevas razón, pero ¿que pasaría con las imaginación de los niños? ¿que pasaria con los cuentos de hadas, los animalitos que hablan?

¿que pasaria con los sueños?

Yo soy mayor, y sigo soñando y, aunque sé que son mentira, que nunca se convertiran en realidad, me hace feliz soñar e imaginar cosas imposibles.

La mentalidad de un niño camina por distintos senderos que la de los mayores.

No son mentiras, son fantasias, son sueños.....
Un abrazo.

Hada de los tiempos dijo...

¡¡¡Hala, qué bien!!! Y la verdad es que me siento tan contenta de recibirlo como de poder darlo. Hace muchísima ilusión, y poder darle también una alegría a otras quince personas, me hace sentirme muuuuuuuuy contenta jajaja ¡¡¡Muchas gracias, Sami!!! ¡¡¡Eres un tesoro!!! ¡¡¡Muchos besitos desde el Bosque Antiguo!!!

loscuentosdehadas.blogspot.com

Lugareño dijo...

Hola Sami, yo tampoco comparto del todo tu postura ante este tema. En parte, considero que hay que explicarles las cosas a los niños, en la medida en que vayan teniendo capacidad para comprenderlas y asimilarlas. Pero otra cosa es cargarse la inocencia propia de esa edad. Créeme, he visto a niños de mi familia madurar velozmente a base de sufrir duros palos como los que se sufren al perder seres muy queridos u otras circunstancias traumáticas, y ciertamente es terrible ver cómo se pierden muchas cosas propias de esa edad. Yo afortunadamente no tuve ningún acontecimiento traumático en mi infancia y no cambiaría por nada del mundo el feliz recuerdo que tengo de aquellos años. Hacerse mayor es difícil en cualquier caso y la adolescencia es una edad confunsa porque también se empieza a tener un raciocinio que antes no se podría tener aunque te explicaran todo con detalles. Sin duda, el saber te hace libre, pero también: "ojos que no ven, corazón que no sienten", y hoy día estamos demasiado informados de cosas malas que ocurren en el mundo, pero que ni nos afectan directamente, ni tenemos control sobre ellas para poder cambiarlas lo más mínimo.

En definitiva: estoy a favor de explicarles las cosas en función de su edad y capacidad, pero en contra de privarles de la inocencia propia de esa edad. Todos hemos sido niños y hemos creído en los Reyes Magos, en el ratoncito Pérez y demás, y aunque luego haya sido difícil la adolescencia, en general lo hemos superado sin traumas.

Y bueno, gracias por los premios y por pensar en mí, Sami. Muchas gracias, de verdad. Te he contestado en mi blog, aunque te he indicado que no sé ponerlos en mi banner lateral, y además dispongo de muy poco tiempo estos días. Pero te mando un fuerte abrazo.

Desde mi "lugar" de la Huerta.

Milhaud dijo...

Seguramente para que no tengan que enfrentarse tan pronto a la pérdida de la inocencia que tanto echamos nosotros de menos.

dispersa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
dispersa dijo...

Te leí con atención..es en lineas grales un buen concepto,aunq los ejemplos q diste disparan para otros lados,porq son ""mentiras blancas"".Como adulta te digo q no creo q esas sean dañiñas,las del origen si,pero creo q ya en estas generaciones no se da mas esa repuesta.

Me acorde de mi niñez tan ..tan adulta, creo q la fantasia es tan necesaria como la realidad,y el ser las canaliza de buen modo y las diferencia de la mentira,de algun modo son un motor.De la fantasia nos alimentamos. Como la literatura..los cuentos te llevan adonde de otro modo sería imposible,y nadie luego muere de desilusión pr no ser un superheroe.Para mi las mentiras son otra cosa y es duro hacerlo a nuestros niños,y a todos.

Mi padre era incapaz de mentirme,pero ser tan radical ..no sé si es tan bueno,a veces las mentiras blancas te ayuda a desplegar alas,a soñar,y en otros casos quedan en el baul de los recuerdos, sea quedan con tu niñez q por cierto se va de prisa.

en forma chistosa te podría decir q necesito de mentiras(las de antes),este mundo filtra y nos saca la ilusión pero por otro lado,las mentiras son cada vez mas dañinas son artilleria pesada.

Todavía miro dibujitos,me parece mas acertado por darte un ejemplo Superman q en el colegio se festeje el Dia de la raza.

Buen tema de reflexión escogiste..te dejo un besote

Ventana indiscreta dijo...

En los temas que planteas no hablaría tanto de mentiras como de disuasión de la realidad. Quizá es que asocie a la mentira a algo más extremo e imperdonable. Siempre nos alojamos en la dichosa ilusión para perpetuar una cosa que no es (con respecto a los Reyes, Papa Noel): la unión y el recogimiento familiar. Cuando más disuadamos menor conciencia crítica que es lo más necesario para intentar mejorar tantas cosas.

Veo que radicas en Torreviaja. Una vez estuve. No me gusto. De Alicante me gusta todo menos la costa. Sólo tuve un gran momento de paz: fue en unas viñas casi abandonadas junto a una caseta de información sobre las salinas (muy cerca del canal de las salinas).
Gracias por entrar en mi acecho.

copo dijo...

Hola! Muchas gracias por el premio...muchas...pero no lo he recogido porque en las instrucciones me dices que debo darselo a 15 blogs y yo no leo tantos...no se que hacer al respecto.
Abrazos,